Mermelada de Quinotos sin azúcar agregado

Comments Off on Mermelada de Quinotos sin azúcar agregado

 

Los quinotos son comunes acá en Uruguay y en Argentina, aún que muchos no los conocen. Son pequeños cítricos con una gran semilla adentro que tienen la particularidad de tener la cascara muy dulce y el interior bastante amargo y acido. Por esto, la mejor forma de comerlos es ponerlo entero en la boca y masticarlo – así el dulce y el acido se combinan y se compatibilizan. Es por supuesto muy rico en vitamina C, y una de las pocas frutas que se encuentran durante todo el invierno. Son de origen asiática, y los conozco desde chica pues mi abuela japonesa hacia mermelada de quinotos, o kin-kan en japonés, cuando yo vivía en Brasil. Su receta nunca la supe pero esto me ha dado la oportunidad de crear la mía, sin azúcar y con pura fruta. Creo que mi abuelita estaría orgullosa de mi creatividad. Tomé como inspiración la receta de David Leibovitz, pero la tuve que simplificar por un lado (este señor se dedica a la cocina full time y no tiene problema con recetas que hay que esperar 24 horas. No es mi caso.) y “sanar” por otro, ya que el es fan del azúcar común y corriente

Ingredientes para un frasco de mermelada

  • ¼ kilo de quinotos
  • 1 taza de dátiles sin carozo
  • 2 tazas de agua
  • estévia en gotas
  • pizca de sal marina
  • ron o brandy – opcional

Preparación

  • Lavar los quinotos y desechando los que estén empezando a ponerse blandos.
  • Agarrar uno a uno y cortar primero la extremidad donde estaba el cabito, desechándola. Cortar hasta la mitad en las rodajas más finas que puedas, con un cuchillo con filo en sierra.
  • Cuando llegues a la mitad, sacar las semillas y reservarlas. Las vamos a usar.
  • Seguir cortando la otra mitad en rodajas. La ultima parte mejor “acostarla” en la tabla y partirla en juliana.
  • Parece complicado pero no lo es. Es como una meditación amansa-locos.
  • Al final de este proceso deberías tener por lo menos 2 tazas de rodajas de quinotos y varias semillas.Quinotos
  • Poner las semillas en una gaza y atarla bien con una piola de algodón, haciendo una bolsita. De ahí saldrá la pectina que necesitas para dar consistencia a la mermelada.
  • Picar entonces los dátiles. Más grandes si queres encontrar unos pedazos enteros en tu mermelada, más chicos si preferís una consistencia homogénea.
  • Poner los quinotos, los datlies , la bolsita de semillas, la pizca de sal y el agua en una olla grande – así aceleramos la cocción. Cocinar destapado, fuego bajo, por 20 minutos, hasta que toda el agua se haya evaporado. Revolver a cada tanto. Podes alternativamente usar un termómetro para ver cuando llega a 200F, pero la verdad es que no hace falta, a no ser que venga David Leibovitz a probarla.
  • Quinotos2
  • Dejar enfrirar un poco, apretar entre tus dedos la bolsita de semillas para extraer la pectina, una gelatina transparente. Mezclar bien. Si queres podes agregar un chorro de brandy o ron a la marmelada. Probar. Si te falta dulce, podes agregar estévia en gotas. 9 gotas corresponden a una cucharada de azúcar.
  • Transferir todo a un pote de vidrio bien limpio.
  • Disfrutarla! Es perfecta para acompañar un queso fuerte, una tostada con ghee o un plato salado de sabor fuerte.
Be Sociable, Share!
Posted in: Recetas

Share this :

About
This author has yet to write their bio

Comments are closed.